Museo Arqueológico de La Serena

Cinco salas de exposiciones delimitan lo que se ha convertido en un lugar de encuentro para disfrutar por algunos momentos la esencia y cultura de los pueblos indígenas que reinaron en el país hasta la llegada de los españoles.

Además de ser un vivo retrato del pasado prehistórico del norte chico, el Museo arqueológico es un lugar para que niños y adultos se deleiten con las culturas que vivieron en el país desde tiempos remotos.

Es así como mapuches, rapanuis y los diaguitas, principalmente, se convierten en protagonistas de este lugar que rescata el arte, la forma de vida y la cerámica de los más antiguos pueblos originarios de Chile.

Desde que el arqueólogo Francisco Cornely Bachman fundara el Museo Arqueológico en abril de 1943, ha tenido como misión entregarle a las actuales generaciones un testimonio ejemplar de los orígenes mestizos que han delineado la descendencia criolla durante siglos.

Molles

Es así como algunos vestigios de los complejos culturales que vivieron en el norte chico forman la mayor parte de lo que es el Museo, dentro del cual se pueden ver instrumentos del período agroalfarero (300 a.C.- 700 d.C.), donde destaca la cultura El Molle, cuya cerámica cobra gran importancia debido a la complejidad de las técnicas utilizadas, especificadas en el grabado, la “pintura negativa” (donde se pintan las áreas que rodean y separan los motivos decorativos con lo que se consigue que resalten, al no ser afectados por la pintura), y el ahumado, además de los adornos labiales de piedra o cerámica llamados “tembetá”.

Animas

Platos o escudillas, fósiles y arte rupestre se apoderan de las paredes y las salas del ala norte del lugar donde además se pueden observar artículos pertenecientes a culturas especialmente ganaderas como el “Complejo las Ánimas” (800 – 1000 d.C.) donde destacaban sus costumbres fúnebres que incluían rituales donde sacrificaban llamas que formaban parte importante de la ceremonia y que luego eran enterradas con los difuntos.

Diaguitas

La cerámica fue un elemento transversal de las antiguas culturas del norte chico. Los “jarros patos” y los platos cuidadosamente pulidos y pintados son algunos de los objetos rescatados y expuestos para denotar el alto desarrollo estilístico alcanzado por los Diaguitas (1000-1536 d.C.), pueblo que residía entre Copiapó y Coquimbo a la llegada de los españoles.

Precisamente los conquistadores fueron los que redujeron drásticamente la población indígena de 30.000 a 1.200 personas, además de influir en la mezcla de culturas con lo que, poco a poco, se fueron perdiendo las raíces autóctonas, situación que el Museo Arqueológico trata de recuperar cada día con los estudios de sus profesionales residentes.

Moai con historia

Además de las culturas del norte chico, llama especialmente la atención la “Sala de Oceanía” ubicada en el ala sur del recinto, en la cual se encuentra en exposición un auténtico Moai pascuense que pasó por muchas situaciones antes de asentarse en este Museo.

Desde el aeródromo de La Florida, en La Serena, despegó el primer hidroavión con destino a la Isla de Pascua en 1951. Como agradecimiento los isleños donaron el moai al Presidente de la época, Gabriel González Videla, quién lo destino a su ciudad natal.

Después de un largo viaje en mar, la escultura isleña llegó a La Serena ubicándose en los prados del faldeo Regimiento de Infantería n.º 21 “Coquimbo”, para luego, en 1987, ser trasladado a un parque en calle Colo- Colo.

Después de ser facilitado a Italia y ciudades como Barcelona y Burdeos fue devuelto a La Serena para quedar emplazado en el Museo Arqueológico.

En esta sala, se muestran artículos característicos de Pascua como objetos de piedra y madera originales de la cultura Rapa-Nui, además de diversas imágenes con sus respectivas explicaciones y una maqueta de la isla.

El portal del Conde

Es verdad que los objetos que se encuentran dentro del museo ofrecen una panorámica de lo que es la cultura prehispánica, pero también es importante destacar que el edificio que alberga toda esta historia también cuenta la suya propia.

Con el gobierno de Gabriel González Videla, el Museo fue incorporado al “Plan Serena”, que buscaba, entre otras cosas, darle un estilo colonial español a la ciudad. Por esto se incorporó a la fachada del edificio un portal de estilo barroco perteneciente a una antigua casa colonial que un siglo atrás había pertenecido al conde de Villaseñor (1820).

En 2009, un nuevo edificio será construido en las inmediaciones del Museo Arqueológico. La edificación involucra un costo de mil cien millones de pesos que serán financiados por Gobierno Regional a través del Fondo de Desarrollo Regional (FNDR) y por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), institución a la cual pertenece el centro histórico.

Han transcurrido muchos años desde que el Museo Arqueológico se convirtiera en el gran centro de cultura e historia que es hoy, permitiendo que cualquier persona pueda entretenerse, disfrutar y aprender de los orígenes que marcan lo que es hoy la región y el país.

Datos Prácticos
Horarios de atención

Quién quiera asistir al museo, puede hacerlo todos los días incluyendo domingos y festivos exceptuando los lunes que esta cerrado. De martes a viernes la apertura es de 9:30 a 17:50 hrs., el sábado de 10:00 a 13:00 hrs. y de 16:00 a 19:00 hrs. Los domingos y festivos abre de 10:00 a 13:00 hrs.

Como llegar

El recinto está ubicado en pleno centro de La Serena, en la intersección de las calles Cienfuegos y Cordovez.

Valores y Precios

Los precios van desde $300 para niños y $600 para adultos.

Recomendaciones

No esta prohibido el uso de cámaras fotográficas lo que hace que una interesante visita se convierta también en una buena toma que perdure en el tiempo.

Mapa


Comparte: